VACACIÓN ANUAL

La vacación es un derecho irrenunciable e imprescriptible, que adquiere la trabajadora o trabajador a un año cumplido de antigüedad de manera ininterrumpida, en razón de que toda actividad psicofísica produce cansancio o sea el agotamiento físico, por lo que se norma un descanso para recuperar las energías físicas y el alivio de las tensiones mentales que origina el trabajo. La Ley General del Trabajo en su artículo 44º, establece que tienen derecho a la vacación anual todos los trabajadores sean del sector público o privado, en base a una escala donde las primeras cuatro vacaciones corresponden a periodos de quince días, las cinco siguientes a periodos de veinte días y, a partir de la décima vacación, a periodos de treinta días hábiles. El Decreto Supremo No. 12059, de 24 de diciembre de 1974, establece que durante el tiempo que duren las vacaciones, los empleados y trabajadores percibirán el cien por ciento de sus sueldos y salarios, debiendo calcularse en base al promedio del total ganado de los últimos noventa días a momento de cumplirse el año de trabajo correspondiente. Es importante aclarar que el derecho se hace exigible, cuando se han cumplido los requisitos, una vez terminado el año de antigüedad, el derecho se hace exigible a partir del primer día de la segunda gestión laboral y así sucesivamente. Se debe tomar en cuenta que, el uso de la vacación anual se aplica durante los días hábiles, no se computan los días feriados, sean domingos o los días declarados duelo nacional. Sin embargo, si recayere un día feriado o duelo nacional durante el periodo de vacaciones, el empleador está en la obligación de remunerar el salario correspondiente a ese día. El artículo 33 del Reglamento de la Ley General del Trabajo señala que la vacación anual no es compensable en dinero salvo terminación del contrato. No será acumulable salvo acuerdo mutuo por escrito, al respecto es importante aclarar que el artículo 48 parágrafo IV., de la Constitución Política del Estado Plurinacional, establece la imprescriptibilidad de los derechos sociales, consiguientemente si bien no se puede acumular, tampoco se pierde este derecho, por lo tanto el empleador está obligado a no permitir la acumulación y otorgar la misma en razón de que es un derecho irrenunciable, innegociable, inembargable, imprescriptible. Por su lado, el artículo 34 del Reglamento de la Ley General del Trabajo, establece que las ausencias injustificadas se imputan al periodo de vacación cuando totalicen en un año más de doce, lo que significa que la trabajadora o trabajador pierde el derecho a la vacación si acumula ausencias injustificadas, con el advertido que estas ausencias también afectan otros derechos como el salario dominical y el sueldo básico toda vez que el día no trabajado es día no remunerado.

La vacación esta revestida de irrenunciabilidad, es inembargable e imprescriptible, por lo tanto, no es posible perder por ningún motivo el derecho a la vacación, menos argumentando acumulación. En todo caso, la no acumulabilidad, de ser aplicada, tendrá solo efectos para obligar al empleador a otorgar la misma oportunamente, llevar adelante el calendario o rol de turnos de las vacaciones respectivas.

Decreto-Supremo-12059

Deja un comentario